Fecundación in vitroFertilidadTratamientos

Los trastornos de infertilidad afectan la relación de pareja

ParejaDebido a las expectativas y esperanzas que se frustran cada mes, la situación puede volverse tensa y distante, limitándose el deseo sexual a la necesidad de alcanzar el embarazo y cumplir con los «intentos» o los consejos médicos. La importancia de la contención psicológica
Los trastornos de infertilidad no constituyen un tema menor, ni para quienes los padecen ni para la comunidad científica en general. De hecho, en los 30 años transcurridos desde el nacimiento de Louise Brown -la primera bebé concebida por fertilización in Vitro (FIV)-, acontecimiento que se conmemora el próximo viernes 25 de julio, los avances han sido muy importantes llegando a incrementarse notablemente la tasa de bebés nacidos vivos, al mismo tiempo que se redujeron las complicaciones y molestias que generaban los tratamientos.

En este sentido, actualmente no sólo es posible congelar óvulos a fin de garantizar la posibilidad de ser madres a mujeres con enfermedades preexistentes como el cáncer o para aquellas que pretenden «elegir» el momento ideal para encarar la maternidad; sino también seleccionar los espermatozoides más aptos para poner en marcha el método ICSI de FIV mediante técnicas electromagnéticas con fragmentación de ADN; o bien realizar diagnósticos con la mayor precisión posible gracias a dispositivos de última generación como la histerosalpingografía virtual por tomografía computada multislice que provee imágenes bidimensionales, tridimensionales y endoscópicas del aparato ginecológico mediante las cuales es posible evaluar lesiones de muy pequeño tamaño y en zonas de difícil visualización con alta exactitud.

Tener un hijo, múltiples complicaciones
Sin embargo, al margen de las palabras técnicas y más allá del abanico de posibilidades que es cada vez mayor, el principal desafío tanto de médicos como de los pacientes sigue siendo abordar los trastornos de infertilidad como «un tema más» de la pareja para poder tratarlos con la mayor dedicación y tranquilidad posible.

«Hoy en día el especialista debe reconocer la complejidad de la situación, diagnosticar el trastorno y realizar la derivación adecuada, porque es necesario que un equipo de profesionales integrado por ginecólogos, biólogos, andrólogos, urólogos, psiquiatras, psicólogos, sexólogos, infectólogos, genetistas y endoscopistas, entre otros, trate a la pareja de manera integral y multidisciplinaria para lograr el mejor resultado que se pueda obtener», indicó el doctor Ramiro Quintana, especialista en medicina reproductiva y director del Centro Argentino de Infertilidad.

Esta forma de encarar un problema en el cual intervienen muchas emociones, especialmente la tristeza, la angustia, la ansiedad, la desesperación, el dolor e incluso la culpa y el estrés; posibilita no sólo alcanzar el éxito sino también atenuar las complicaciones que surgen «en el camino» y que se manifiestan, entre otras muestras, a través de los problemas que se suscitan en la relación sexual de la pareja, sobre todo cuando «ese» momento se limita o se convierte en otro intento más.

«La infertilidad y su influencia en la sexualidad de la pareja es un tema que hoy se aborda desde la naturalidad, se habla de manera espontánea y se tiene muy en cuenta en el momento de comenzar con los tratamientos de fertilización asistida», añadió el doctor Quintana, vicepresidente de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMER).

Desde su experiencia personal, la señora Estela Chardon, fundadora y coordinadora de grupos de Concebir, aportó: «El momento de tomar la decisión de consultar -que siempre es recomendable hacerlo en pareja- para luego iniciar un tratamiento es sumamente delicado pues para ambos comienza un camino que es muy difícil de transitar y en el cual se ponen en juego muchas cosas que a veces representan un riesgo».

«La clave está en rescatar la sexualidad no sólo como algo que esta al servicio de la reproducción, sino como un espacio íntimo y de compartir con el otro enfrentando el tema y las emociones que cada uno tenga. Desde ese punto de vista y con el objetivo de que la pareja salga fortalecida, es importante que el médico cumpla un rol de sostén y contención», afirmó la doctora Adriana Ferraina, médica Psiquiátrica, responsable del departamento de Trastornos alimenticios y Fertilidad del Centro Argentino de Fertilidad.

Pero, además de considerar los sentimientos y las emociones, también es importante derribar algunos preconceptos como el que sostiene que -más allá de los hombres que valiéndose de casos famosos como el de Charles Chaplin aseguran que pueden ser padres a cualquier edad-, las mujeres pueden postergar su maternidad «indefinidamente», optando por buscar un embarazo por ejemplo a los 40 años, edad en la cual según los especialistas la fertilidad ha decaído notablemente.

«La tasa de fertilidad femenina se mantiene dentro de los límites aceptables hasta los 30 años; mientras que entre esa edad y los 35 comienza una disminución que se hace más evidente a medida que pasan los años. Además desciende la calidad y el potencial reproductivo de los óvulos, condición que aumenta la posibilidad de sufrir un aborto espontáneo», informó el doctor Sebastián Gogorza, presidente de la Sociedad Argentina de Endocrinología Ginecológica y Reproductiva (SAEGRE).

«Es necesario que las mujeres sepan que postergar la búsqueda de un bebé no sólo tiene riesgos sino que además implica un costo económico pero sobre todo emocional muy importante porque a mayor cantidad de intentos, mayor es el sufrimiento y la frustración», declaró la señora Isabel de Rolando, fundadora y presidente de Concebir, asociación conformada por un grupo de pacientes con trastornos de la reproducción que hace años trabaja para la generación de un proyecto de ley que contemple las necesidades y limitaciones de quiénes padecen este tipo de problemas.

Fuente: Infobae

1 Comentario

  1. Mª Carmen Rubio
    martes 06 - abril - 2010 at 15:22

    Tengo una hija de 36 años que ha pasado por dos inseminaciones sin resultado, esto le ha llevado a una situación psicológica escontrándose actualmente en tratamiento.
    Sin comentarle al psiquiatra, ha decidio someterse a fecundación in vitro estando ya en las pruebas preliminares, con lo que intuyo que tampoco ha advertido en este proceso su tratamiento psquiatrico actual.
    Pueden decirme el riesgo que puede tener una fecundación estando en tratamiento psiquiatrico?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *