Actualidad

Información prenatal, muy necesaria

Un test permite detectar el síndrome de Down sin peligro para el fetoHoy en día tenemos diversas técnicas que controlan el desarrollo del feto de una forma exacta. Podemos tener información sobre su salud, crecimiento o detectar algún problema antes de que nazca el bebé. Todas las mujeres deben tener ese diagnóstico controlado por su ginecólogo.

En el diagnóstico prenatal, el ginecólogo también organiza los diversos métodos de reconocimiento para un control y una atención prenatal general. Es decir, complementa los controles rutinarios del embarazo, especialmente si existe la sospecha de que el feto pudiera tener cualquier anomalía.

Entre los controles más frecuentes están las ecografías y los análisis de sangre.

Al diagnóstico prenatal pertenecen exploraciones especiales que van más allá de los controles rutinarios de prevención (como las tres ecografías, una en cada trimestre del embarazo). A un diagnóstico prenatal pertenecen:

  • Ecografías adicionales
  • Análisis de sangre
  • Análisis del líquido amniótico (amniocentesis)
  • Funiculocentesis
  • Biopsia corial
  • Diagnóstico genético de preimplantación (DGP)

Estos métodos prenatales de diagnóstico ayudan a esclarecer determinadas enfermedades del feto. Sobre todo, es posible determinar las alteraciones en los cromosomas, como, por ejemplo, si hay uno más. Así, en caso de síndrome de Down, un cromosoma aparecerá triplicado en vez de duplicado. En algunas enfermedades lo que se modifican son algunos genes. Esto también puede determinarse si existe la sospecha de una enfermedad genética del embrión.

Entrevista a la Dra. M. Valeria Sotelo, de IMFER: la betaespera

Muchos de los métodos de análisis prenatales son indoloros y no entrañan riesgos para la madre o el niño. Esto es de aplicación especialmente en el caso de las ecografías. Con esta prueba, el ginecólogo puede examinar al feto y realizar una medición del denominado pliegue nucal (translucencia nucal). Sin embargo, existen otros procedimientos determinados, como la biopsia corial o la amniocentesis, que sí presentan un cierto riesgo para el feto al ser invasivos. Por eso, el ginecólogo no los aplica de forma rutinaria.

 

FUENTE: onmeda.es

Sin comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *