Fecundación in vitroFertilidad

FIV con baja estimulación hormonal

Desde hace 30 años las estimulaciones hormonales forman parte del quehacer diario en las clínicas de reproducción, aunque en su origen la reproducción se inició con los ciclos naturales FIV; es decir, sin estimulación hormonal de los ovarios. El uso de hormonas se justificaría desde la intención de conseguir el mayor número de óvulos posibles y monitorizar mejor los ciclos. Incluso los expertos apenas se podían imaginar ya durante estas décadas que se podría actuar de forma diferente, aunque en realidad signifique algo tan sencillo como volver al origen.

Hoy en día cualquier tratamiento de fertilidad FIV debería ser efectuada con una estimulación mínimamente invasiva (mini-FIV) y/o sin hormonas, lo cual se llama ciclo natural FIV.

Hay que cambiar el paradigma médico, los médicos deben entender que la calidad es más importante que la cantidad, y que no se ha de forzar a la naturaleza, aunque se pueda justificar desde el punto de vista estrictamente médico.

La meta debería ser optimizar el ciclo FIV y no maximizarlo. Hemos de pensar siempre en la futura vida que nace. Eso implica además que las futuras generaciones dependen de esta vida que las precede, hecho que es de suma importancia cuando hablamos de reproducción.

ciclo-ovarico-controlado-780x332

Naturopatía y medicina reproductiva

En este sentido es de suma importancia la inclusión de la naturopatía y la medicina china en los tratamientos FIV para mitigar los efectos negativos de las estimulaciones, y para optimizar los ciclos, lo cual se plasma en un nuevo concepto dentro de la medicina reproductiva: La medicina integrativa reproductiva.

Generalmente, para obtener óvulos se realiza una estimulación ovárica con el fin de conseguir el máximo número de ellos. El fin es obtener un número elevado de embriones para elegir los más idóneos para su posterior transferencia. De esta manera se prevé alcanzar más rápido un embarazo.

El ciclo menstrual de la mujer, que ya de por si es muy complejo, se convierte así en “un ciclo estimulado controlado”.

En cambio, la naturaleza sólo deja madurar 1 o máximo 2 óvulos por ciclo menstrual, ya que sólo tenemos 2 pechos para dar de mamar; al contrario de otros mamíferos como los perros y los cerdos que pueden parir 12 o más cachorros.

Recientes estudios muestran que las estimulaciones hormonales tienen un efecto nocivo sobre la calidad del óvulo y los cromosomas, dependiendo de la dosis administrada. A más óvulos obtenidos, más fallos cromosómicos.

A más óvulos obtenidos por medio de un ciclo estimulado FIV, tanto más bajo es el peso del neonato según un análisis estadounidense del total de 231.815 ciclos FIV realizados entre 2004-2010. (Esto no incluye a las ovodonaciones, dónde la receptora no se sometía a estimulación hormonal.)

Cantidad y calidad de los óvulos

La discusión sobre calidad y cantidad no es nueva, sino que refleja un punto de discordia antiguo dentro de nuestra cultura.

Realmente se precisa de un cambio de paradigma en el cual el protagonista no sea una visión cortoplacista basada en el producto, o bebé, sino una visión a largo plazo basada en el profundo conocimiento de lo qué significa la vida y que nos permita preservarla para garantizar tanto una vida presente como la vida de las futuras generaciones.

Desgraciadamente, a día de hoy, estamos todavía lejos de tal realidad dentro de la medicina reproductiva. Sin embargo, el camino ya está en marcha. Como ya decía Borges: “la utopía de hoy es la realidad de mañana”. En naturisthar caminamos desde hace tiempo este sendero para poder ofrecer la mejor solución para con nuestros pacientes.

Por ejemplo, un estudio prospectivo holandés retó en 2006 la ley no escrita que más es mejor y concluyó lo siguiente: ciclos con estimulaciones bajas dan menos óvulos, pero por otro lado se constatan menos fallos cromosómicos.

Resumiendo, se puede decir que a pesar de la evolución tecnológica en el sector en los últimos años, las tasas de embarazo por ciclo estimulado iniciado siguen estancados en torno al 20-30%. Por ende, está claro que las estimulaciones tienen un efecto nocivo sobre el desarrollo del óvulo y del embrión, así como de la recepción del endometrio y además sobre el peso de nacimiento del futuro bébé, como constatan varios estudios realizados.

Nuestra prioridad siempre debería ser el bebé y también las futuras generaciones que dependen de él. Por eso es importante echar un vistazo al siguiente dato:

    La tasa de bebés nacidos prematuramente después de un ciclo estimulado se eleva a 10,0-11,4% en comparación a 3,9-6,2% en embarazos espontáneos.

También hay que hacer hincapié en los peligros de los embarazos múltiples, ya que el 90% de gemelos nacen prematuros.

Un niño prematuro y de bajo peso está expuesto a muchos peligros y estrés, su vida pende de un hilo muy fino en las primeras semanas. Cuanto más débil es la vida del bebé, más dificultades tendrá para dar vida en plenitud a su vez en el futuro, por lo que en lugar de hacer prosperar la vida, la llevamos hacia su decadencia.

¿Realmente es eso lo que queremos como padres? Entonces, ¿como podemos garantizar la vida del bébé y las futuras generaciones que dependen de él? La respuesta está muy clara: haciendo ciclos naturales FIV y/o mínimamente invasivos, en ambos casos integrativos.

Ventajas del ciclo natural FIV Integrativo

La gran mayoría de los pacientes ni siquiera saben que existe esta posibilidad, sin embargo es la madre de todos los tratamientos FIV hoy día.

Las ventajas son múltiples:

  • No hay riesgo de hiperestimulación ovárica
  • No hay embarazos múltiples
  • No hay complicaciones derivadas de la anestesia
  • No hay efectos secundarios derivados de la estimulación hormonal

Entonces, ¿por qué no se ofrece a los pacientes?

Todavía hay mucha desinformación dentro del Propio cuerpo médico, además hace falta que la infraestructura de la clínica esté orientada hacía este nuevo concepto.

Básicamente implica que para lograr una gestación puede ser necesario acumular varios ciclos en el que se extrae solamente un óvulo en el caso de un ciclo natural FIV, o no más de 4 o 5 óvulos en el caso de un ciclo FIV mínimamente invasivo.

Llevamos años abogando por un enfoque reproductivo más holístico y orientado hacía el bienestar físico, energético, emocional y espiritual del paciente. Esa es la gran diferencia. Y nuestro proyecto naturisthar se culmina ahora con la creación de un equipo que aúna lo mejor del enfoque natural con la medicina convencional.

De esta manera, muchos pacientes se pueden ahorrar sufrimientos y riesgos, usando protocolos más suaves.

Estamos muy orgullosos y entusiasmados, ya que por fin podemos ofrecer a nuestros pacientes con absolutas garantías la mejor solución, y lo que es más importante, lo más parecido posible a lo que la naturaleza da por sí misma.

fuente: http://www.reproduccionasistida.org/ciclos-naturales-fiv-integrativos/

1 Comentario

  1. Dolores Isabel Mecillas López
    martes 19 - abril - 2016 at 16:04

    me gustaria Saber si existe una clinica en Mexico, y saber si puedo asistir sola para una valoracion…

    tengo tantas preguntas que no se como hacerlas????

    Saludos Cordiales!

    Isabel Mecillas
    01 044 477 238 67 65
    León Gto México

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *