Sexualidad

Cuando la penetración en un drama – Vaginismo

El momento de la penetración es un drama cuando se sufre de vaginismo, una disfunción sexual por la cual la vagina se tensa y se comprime impidiendo las relaciones y produciendo dolor. En ese momento las paredes se ‘cierran’ haciendo imposible el coito. Este problema trasciende lo puramente físico y acabadañando también la autoestima y la seguridad personal de quien lo padece, ya que es habitual que esquiven las relaciones sexuales para evitar el trauma.

Cuando el pene va a introducirse en la vagina, esta sufre un espasmo y la musculatura pélvica se contrae. “No es fácil de comprender y explicar, ni por parte de la paciente, ni por el médico que la trate”, indica Néstor Herráiz, ginecológo del Hospital Qirosalud de Zaragoza.

El miedo a sentir dolor provoca que muchas de las afectadas eviten incluso las relaciones de pareja para no practicar el sexo. En el libro ‘100 preguntas sobre sexo’ (ed. Cienx100), Manuel Fernández y Berta Fornés señalan que “dependiendo la gravedad del vaginismo, la mujer adaptará su vida sexual a sus limitaciones y podrá mantener relaciones sexuales en las que exista todo tipo de estimulación con excepción de la penetración vaginal”.

Esta disfunción fue descubierta en el siglo XIX y se catalogó como un mal fácilmente tratable, aunque hoy día se entiende que el vaginismo sigue siendo un problema para muchas parejas.

“El vaginismo no siempre responde a otros mecanismos fisiológicos como la hiperexcitabilidad muscular en el suelo pélvico. Suele provocar una gran tensión muscular en más del 50% de las relaciones sexuales (sobre todo con penetración), además del miedo persistente al dolor que provoca la contracción asociada”, advierte Néstor Herráiz.

Hay diferentes grados de vaginismo, según informan Manuel Fernández y Berta Fornés :

  • Leve: si se permite la introducción del dedo
  • Grave: cuando se evitan las relaciones sexuales por vergüenza o miedo al dolor
  • Muy grave: cuando ante la expectativa de mantener una relación sexual se siente miedo o se padece ansiedad

Las causas

El vaginismo puede desencadenarse como afección secundaria de otro problema como las inflamaciones pélvicas o las secuelas de ciertas operaciones ginecológicas, aunque por lo general se debe a causas psicológicas.

La contracción de la vagina se relaciona también con el miedo al embarazo o a contagiarse de enfermedades de transmisión sexual, apuntan en ‘100 preguntas sobre sexo’. Durante el acto sexual existe una respuesta natural por el que las personas se dejan llevar física y mentalmente, una suerte de abandono del que las mujeres que padecen vaginismo no disfrutan. Al acostarse con alguien están pendientes de cada movimiento y el recuerdo de otras situaciones dolorosas hace que el pánico se convierta en algo patológico.

Desde el Hospital Quironsalud de Zaragoza insisten en que el tratamiento es complejo. Puede ser lento y debe realizarse con un equipo multidisciplinar integrado por un ginecólogo (a veces experto en suelo pélvico), un psicólogo, un terapista sexual, y puede precisar también tratamientos farmacológicos, dilatadores, ejercicios específicos…

El doctor Herráiz añade que el vaginismo puede acabar también haciendo mella en la fertilidad de las pacientes. Es común que se inclinen por las técnicas reproducción asistida a la hora de tener hijos, puesto que les resulta imposible quedarse embarazadas espontáneamente. “En los casos más graves, una vez embarazada, el miedo o el conflicto genital pueden abocar a la realización de un parto por cesárea sin otra indicación maternofetal”, apunta.

Fuente: http://www.elmundo.es/yodona/2016/09/23/569d3255ca47417c418b45d4.html

Sin comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *