Actualidad

Gana en un rifa un tratamiento de fertilidad y termina convirtiéndose en madre de 7 niños

La historia de Julie es tan increíble que ella misma no sale de su asombro. Esta madre de Minnesota, de 40 años, llevaba cinco años intentado por todos los medios concebir. Era su ilusión y la de su marido, Lance, de 39, desde que se casaron en 2001. Incluso habían intentado técnicas de reproducción asistida y en hasta tres ocasiones el embarazo no se pudo llevar a término. Pese a todo, a la familia no tiró la toalla y, según han contado a ‘People’, en 2007 decidieron ir a un congreso sobre fertilidad en el que sucedió algo que les cambiaría la vida: ganaron un sorteo para someterse a una nueva fertilización in vitro. No es algo habitual en España, pero en Estados Unidos no es tan raro y, en el marco del congreso, la organización decidió montar esta rifa, ya que este tipo de tratamientos suelen ser muy caros y no están al alcance de todos los bolsillos.

Durante el congreso las familias recibían información y consejos de expertos sobre fertilidad, pero además podían participar en un sorteo para ganar una fertilización gratis. Una enorme ayuda, dado que este tipo de tratamientos cuestan en Estados Unidos más de 9.000 euros por ciclo. Tan solo podía haber dos parejas ganadoras entre todos los asistentes, y Julie y Lance tuvieron la fortuna de eser una de ellas. En aquel momento aún no sospechaban hasta qué punto iba a cambiarles la vida…

“Cuando ganamos me quedé en ‘shock’. Recuerdo avanzar con las manos temblando para mostrar mi ticket. Mi marido comenzó a sollozar. Estaba muy feliz. Con la cabeza en las nubes. Realmente sentí quera un regalo de Dios”. Un regalo además múltiple, pues tras el tratamiento, la pareja logró nada menos que diez embriones. En el mismo año 2007 Julie se implantó dos de los 10 embriones y dio a luz a su primera hija, Kaitlyn, en 2008. “Parecía irreal. Era asombroso estar de verdad sosteniendo a nuestro bebé en brazos después de cinco años de intentos”. 

La pareja se quedó tan prendada de esa sensación que decidió repetirla, y en apenas nueve años han pasado de no tener ningún niño a tener siete: en 2011 se volvió a implantar dos embriones y dio a luz a los gemelos Cody y Caleb, que ahora tienen seis años. Y en 2014, dieron la bienvenida a otro par de gemelos, en este caso las niñas Chelsea y Kelsey, de cuatro. Su último par de gemelos, Caden y Colton, tienen ahora casi diez meses. Pero a pesar de que aún son muy bebés, Julie asegura que ya está pensando en implantarse los dos últimos embriones que le quedan este otoño. “Cada vez que me dicen que espero gemelos me alegro mucho. Es todo un reto, no voy a mentir. Es mucho trabajo, pero merece la pena”. A pesar de las dificultades cotidianas o de lo mucho que ahora ambos tienen que trabajar para proveer a su familia, Julie se siente realizada en su sueño de ser madre y quiere lanzar un mensaje de esperanza a los padres del mundo: “Incluso cuando te enfrentas a lo que parece una de las peores situaciones en tu vida, Dios puede darle la vuelta para ti, yo soy una prueba de ello”. 

Fuente: https://tuotrodiario.hola.com/en-la-red/2018040273831/peleo-infertilidad-madre-siete-hijos/

 

Sin comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *