Fecundación in vitroFertilidad

Esterilidad y ciencia

Un 15% de las parejas tienen problemas de esterilidad. Una operación o una estimulación pueden bastar para lograr el embarazo. Otras veces, se recurre a las técnicas de reproducción asistida. En 2007 un total de 653 parejas acudieron a la red pública navarra para iniciar los estudios de fertilidad. Cada año, cerca de 300 se remiten a San Sebastián para la fecundación in vitro.

¿Cuánto cuesta?

El coste de la fecundación in vitro en un centro privado ronda los 4.000.

UN POCO DE HISTORIA

El primer embarazo humano mediante fecundación in vitro (FIV) se describió en 1973, aunque sólo duró unos días. En cuanto a la inseminación artificial, los primeros intentos se remontan al siglo XV aunque fueron experimentos. Las técnicas modernas arrancaron en Rusia, en 1899, pero no fue hasta el primer cuarto del siglo XX cuando se logró la inseminación artificial de un animal, un caballo. El nacimiento de la primera niña tras una FIV estuvo rodeado de una intensa polémica. Los médicos intentaron llevarlo en secreto pero no fue posible y se calificó de «escándalo» y «milagro».

PASO A PASO

Las técnicas de reproducción asistida se realizan siguiendo un protocolo:

1. Tratamiento hormonal. Consiste en administrar hormonas, en pastillas o inyectadas, para estimular la producción de óvulos. El tratamiento comienza entre el segundo y quinto día de la menstruación. La hormona FSH es la más utilizada (de forma natural provoca la ovulación). La dosis varía según la técnica.

2. Ecografías. Todo el proceso se controla mediante ecografías. Con esta prueba el especialista puede saber cuándo está ovulando la mujer. Las ecografías se inician una semana después de comenzar el tratamiento hormonal y se hacen cada dos o tres días hasta que los folículos están grandes.

3. Inyección de HCG. Cuando los folículos son adecuados se administra una inyección (hormona HCG) que provoca la ovulación a las 36 horas. En ese momento el óvulo está listo para ser fecundado.

4. Inseminación. Se realiza entre 36 y 38 horas después de la administración de la hormona HCG. Se introduce en el útero de la mujer una pequeña sonda y a través de ella se inyectan los espermatozoides preparados en el laboratorio. La técnica se realiza en apenas un minuto. La mujer puede hacer vida normal.

5. Pinchar los ovarios. Además de las hormonas anteriores se emplean otras para «desconectar» el sistema de control de los ovarios y que no haya efectos secundarios. El día de la ovulación en lugar de inseminar se pinchan los ovarios para extraer los óvulos. Se realiza con sedación y en quirófano. Los óvulos se fecundan con los espermatozoides en el laboratorio para implantarlos o se congelan para ciclos posteriores si no se logra el embarazo. En el primer caso se implantan a los tres días se ser fecundados con el mismo sistema que la inseminación.

Fuente: Diario de Navarra

Sin comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *