Esterilidad/FertilidadFertilidad

El fantasma de la infertilidad

ParejaMuchas parejas creen estar solas, pero lo cierto es que es un fenómeno mundial que afecta las relaciones de pareja y en su mayoría se pueden resolver con ayuda profesional

El mundo está lleno de parejas que no logran procrear, mujeres y hombres desconocen las causas de este problema y, en incontables casos, dejan el embarazo a la suerte. La infertilidad es un asunto de cuidado, pues daña las relaciones de pareja y las más de las veces pueden resolverse con asistencia médica adecuada.

Las parejas que enfrentan obstáculos para concebir creen que están solas, pero se trata de un fenómeno mundial, al grado que la Asociación Americana para la Infertilidad declaró hace seis años a junio como el Mes Mundial de la Infertilidad.


Escenario complejo

El padecimiento, afirman los expertos, no sólo es un problema médico, sino que tiene efectos sociales y de manera radical en las parejas y en diversos aspectos de su vida. La infertilidad deteriora el aspecto psicológico, económico, social y, en gran proporción, las relaciones, lo que conlleva -en algunos casos- a la destrucción del vínculo conyugal e inclusive al divorcio.

Este año, la Asociación tuvo como asunto central la evolución en la educación y lenguaje global en torno a la infertilidad. Su objetivo es apoyar la generación de una mayor apertura en la comunicación de este padecimiento.

Llama la atención sobre el hecho de que los problemas de infertilidad no sólo tienen que ver con cuestiones físicas, sino con el ritmo de vida actual, en el que la vida profesional se ha convertido en una prioridad para las parejas y debido a esto retrasan el deseo de formar una familia.

Algunas mujeres, explica: «Prolongan la maternidad hasta después de los 35 años, edad en la que la calidad de los óvulos disminuye considerablemente y sus posibilidades de embarazo se reducen».

Nace una esperanza

La Asociación Americana para la Infertilidad advierte que existen creencias, mitos y ritos para tratar de concebir un hijo de manera natural, a costa de exponer la salud de la mujer.

Cuando, en el siglo XXI, las parejas ya han retrasado su tiempo de reproducción e inician con el deseo de formar una familia y enfrentan a la imposibilidad de concebir de manera natural una familia, encuentran en la ciencia y la tecnología, avances cada vez mayores, que les ofrecen la posibilidad de lograr la concepción.

«Afortunadamente -a través de estos avances científicos y tecnológicos- se sabe hoy en día que cada una de las causas que alteran el proceso reproductivo cuentan con un tratamiento concreto y las nuevas alternativas en Reproducción Asistida pueden ser la opción más viable para lograrlo».

La ciencia ha trabajado para colaborar en la creación de nuevas familias, ahora las parejas cuentan con mejores y más alternativas para la lograr la concepción de un bebé, por lo que es necesario contar con equipos de la más alta tecnología, así como personal capacitado en las diferentes áreas de trabajo.

Fuente: Silvia Ojanguren / El Universal

Sin comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *