Actualidad

Condena por negar la reproducción asistida a una lesbiana en el hospital de Ciudad Real

El centro le negó la reproducción asistida por “no disponer de pareja masculina”, antes del cambio en la normativa regional, que ya oferta este tratamiento a mujeres con pareja femenina: la afectada recurrió a la privada mientras se tramitaba el proceso.

La Justicia ha decidido condenar al Servicio de Salud de Castilla-La Mancha(SESCAM) por negar la reproducción asistida a una lesbiana en junio de 2015 en el Hospital General de Ciudad Real, año y medio antes de que la legislación regional empezase a ofertar estos tratamientos para mujeres solas y también con pareja femenina. Los jueces del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha ha decidido condenar al servicio público manchego de salud por discriminar a esta mujer por razón de su orientación sexual, aunque no tendrá que darle acceso a la reproducción asistida: decidió acudir a la privada mientras se tramitaba el proceso. 

Ni el gerente de Atención Integrada, ni la Gerencia provincial ni el juzgado de lo social nº 2 de Ciudad Real le dieron la razón, pero ha sido finalmente el Tribunal Superior de Justicia quien ha dictado sentencia favorable: los jueces establecen que esta mujer fue discriminada por el hecho de ser lesbiana y que el SESCAM debe permitirle acceder a estas técnicas de reproducción asistida a través de la sanidad pública, aunque después decidiese acudir a la privada

En su sentencia, los jueces de la sección primera de este tribunal con sede en Albacete ponen tres normas encima de la mesa para demostrar que el Hospital de Ciudad Real discriminó a esta mujer: el Real Decreto 1030/2006que establece la cartera de servicios comunes de la sanidad pública, la Ley 14/3006 de técnicas de reproducción asistida y también el Real Decreto 16/2012. Concluyen que la primera de las tres habla de una “imposibilidad material de obtener un embarazo de forma natural”, y que en este caso eso incluye “una relación física heterosexual, por cuanto que ello sería contrario a su dignidad personal”. 

La condena llega tarde y con la legislación ya cambiada. La afectada decidió acudir a la sanidad privada mientras se tramitaba el proceso judicial, y en ningún momento ha reclamado ser indemnizada o que la sanidad pública manchega corra con los gastos. “El objetivo era ser madre“.

Una situación que podría haber sido distinta de haber ocurrido año y medio después: en enero de este año entró en vigor en Castilla-La Mancha un cambio en la legislación regional, de manera que las mujeres sin pareja o con pareja femenina también podían acudir a la reproducción asistida a través de la sanidad pública regional. A nivel nacional, el Congreso tramita desde finales de septiembre una norma propuesta por Unidos Podemos que, entre otras cosas, garantiza la reproducción asistida a todas las mujeres. 

Fuente: http://cadenaser.com/ser/2017/10/20/tribunales/1508514493_993939.html

Sin comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *